Whatsapp Google Inicio

En la Rosada esperan el auto blindado presidencial para Macri

Después de meses de demora, la camioneta ya está lista, a la espera de cerrar la operación de compra. Fue solicitada luego de los ataques callejeros que sufrió el mandatario.

Mauricio Macri ya tiene a su “Bestia”. El próximo vehículo presidencial blindado argentino no es como el que trasladó al ahora ex mandatario norteamericano Barack Obama durante su paso por el país, lo que le valió semejante apodo: será una camioneta Mercedes Benz modelo Vito, reacondicionada para la ocasión.

Desde la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando de Andreis, estimaron que, después de varios meses de demora, el nuevo coche oficial reforzado para el Jefe de Estado estará operativo a mediados de la próxima semana. Aduciendo razones de seguridad, evitaron brindar más detalles.

Al igual que desde Mercedes Benz, donde se excusaron de opinar. “No estamos autorizados a hablar del tema por cuestiones de seguridad”, comentaron fuentes de la empresa consultadas por El Cronista.

No obstante, según pudo saber este diario a través de fuentes oficiales, la Vito blindada, en parte de producción nacional y con elementos importados de España, ya está terminada hace unos meses, a la espera de cerrar el tipo de operación para ser entregada y tendrá un color oscuro, negro o gris. Por supuesto que no es un modelo salido de fábrica: con un blindaje que puede ir desde los 500 a los 1500 kilos extra, sus especificaciones técnicas son especiales, comenzando por un motor mucho más potente.

¿Su costo? No lo informaron en la Casa Rosada. Lo único que trascendió al respecto, a través del diario Clarín en diciembre pasado, fue que la operación estaba “en stand by por tema de costos”. Y según el diario La Nación el propio Macri habría rechazado un primer presupuesto de u$s 400.000, cifra que suena muy exagerada. No se llamó a licitación pública.

La primera alarma en la seguridad presidencial sonó en Mar del Plata en agosto del año pasado, cuando le arrojaron piedras a la camioneta que lo trasladaba junto a la gobernadora María Eugenia Vidal. “No tenía auto blindado, ahora va a tener, esto ya se había decidido hace tiempo”, confió entonces la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, una confidencia que disgustó a los encargados de la logística presidencial.

Los meses pasaron sin novedades y a fines de diciembre, Macri sufrió otro ataque, esta vez en Villa Traful, Neuquén. El mandatario era trasladado en una camioneta municipal que terminó con un vidrio roto. La demora, que motivó incluso que el empresario Alejandro Radetic por entonces ofreciera prestale su Lexus LS 400 blindado, habría llegado a su fin.

En el medio, varias amenazas telefónicas también motivaron reuniones entre la Casa Militar y el equipo de ceremonial y protocolo de Presidencia. Hace un mes atrás, reveló Clarín, fue desplazado Hernán Bielus, que era responsable de los movimientos presidenciales, en el área de De Andreis.

Hasta ahora, el Presidente y otros funcionarios de primera línea intercala entre tres camionetas en trayectos terrestres: una Volkswagen, una Kia y una Chrysler, que usaba en su época de jefe de Gobierno porteño, todas en comododato.