Whatsapp Google Inicio

Elecciones en Provincia: “Con una frágil paridad”.

La provincia de Buenos Aires se mantiene en un escenario de paridad, con Cambiemos levemente por encima de Unidad Ciudadana, a dos semanas de los comicios del 22 de octubre. La base del voto oficialista es el interior provincial y La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca, las tres grandes ciudades que suelen tener el mismo comportamiento electoral que el interior. En el conurbano, en cambio, Cristina Fernández de Kirchner se impone por seis o siete puntos, una distancia que necesita agrandar para derrotar a Esteban Bullrich. Como se sabe, la ex presidenta tiene mayor caudal en el sur del conurbano que en el norte. La clave de la elección es, hasta ahora, la pérdida de votos de Sergio Massa-Margarita Stolbizer que beneficia a Cambiemos. También Florencio Randazzo pierde votos que, en su mayoría, van a Unidad Ciudadana. Sin embargo, en término absolutos se trata de una pérdida pequeña por cuanto Randazzo no logró una gran cosecha en las PASO. La izquierda se mantiene en un buen cuatro por ciento, un porcentaje que debería alcanzarle para conseguir un diputado.

Las conclusiones surgen de una vasta encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que dirige Roberto Bacman. En total se entrevistaron 2500 personas en el conurbano, el interior y las grandes ciudades. La encuesta, realizada a través del teléfono, respeta las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social.

Bacman analiza que “frente al escenario de gran paridad es bastante difícil arriesgar un resultado a ciencia cierta. Lo concreto es que Cambiemos sigue manteniendo esa luz de diferencia que logró tras las PASO. Pero es cierto también que la tendencia a ampliar la diferencia se detuvo y en este último trabajo de campo la distancia no supera los dos puntos. Desde la intención de voto propiamente dicha, la elección deja al descubierto un escenario complejo: sin llegar a ser un ballotage, existe una estructura de polarización atenuada. Cambiemos logra un 37,9 por ciento de intención de voto y Unidad Ciudadana un 36. Ambas fuerzas crecieron alrededor de un punto con respecto a la encuesta anterior y concentran el 75 por ciento de los sufragios”.

La encuesta del CEOP exhibe datos que llaman la atención:

  • El 58 por ciento de los consultados dice que la economía está mal o muy mal, frente al cuarenta que dice que está bien o muy bien.
  • Cuando se pregunta cómo está la economía desde que gobierna Mauricio Macri, el 34 por ciento afirma que las cosas mejoraron, frente a un 41 que dicen que empeoraron. Un 21 dice que las cosas están igual.
  • Cuando se pregunta por su situación personal, apenas el 20 por ciento dice que mejoró, frente a un cuarenta que dice que empeoró.
  • Hay un 54 por ciento que dice que votará pensando en ponerle un freno al gobierno actual.
  • Al mismo tiempo hay un 58 por ciento que apoyará una alternativa que signifique una nueva forma de hacer política.
  • En las dos preguntas anteriores hay una intersección, una franja que opina las dos cosas. Es un sector independiente que tiene gran importancia porque con pocos puntos pueden inclinar la balanza.

Por ahora, el dato clave de la elección es que 1País, la fuerza que lidera Massa, pierde votos respecto de las PASO. Bacman siempre señaló que de cada tres votos que se van de 1País, dos van para Cambiemos y uno para Unidad Ciudadana. De allí está sacando el oficialismo los votos para posicionarse al frente.

Una de las incógnitas son los votantes que no concurrieron a las PASO y que ahora favorecen algo más a Bullrich que a Unidad Ciudadana. Todavía no está claro si realmente esta vez irán a votar, porque, al menos por ahora, no se percibe un clima de tensión y pasión. Habrá que evaluar qué sucede más cerca del 22 de octubre. “Faltan dos semanas que serán muy importantes –concluye Bacman–. Los resultados de las encuestas no son el Oráculo de Delfos, no poseen el poder de la adivinación. En el actual contexto pueden pasar muchas cosas. La diferencia que tiene a favor Cambiemos puede ampliarse pero también achicarse, hasta puede navegar una sorpresa de último momento. Nada está taxativamente definido”.

Por Raúl Kollmann para Pagina12