Whatsapp Google Inicio

El 20% de la deuda emitida a nivel mundial es Argentina.

Uno de cada cinco dólares emitidos en el mercado internacional de deuda corresponde al Estado argentino. De acuerdo a las últimas estadísticas financieras globales, a Argentina le corresponde el 20% del market share entre las colocaciones de bonos por parte de estados soberanos, ya que acumula a septiembre 36.000 millones de dólares de los 183.000 emitidos globalmente. La participación argentina en la torta de las emisiones de deuda soberanas creció desde el 12,47% que tuvo el año pasado.

YPF y Pampa Energía aparecen en el top 10 de compañías que salieron al mercado en su rubro

De acuerdo a la base de datos del sitio especializado en finanzas CBonds, los 36.000 millones de dólares emitidos en el mercado internacional de deuda ubican al país en el primer puesto de países colocadores de títulos soberanos, bien por encima de Arabia Saudita (u$s22.000 millones), Turquía (u$s9.000 millones) y Kuwait (u$s8.000 millones), por lo que le corresponde un 20% del total de bonos vendidos. Respecto a las cifras finales de 2016, el aumento es considerable: Argentina terminó con un total de u$s22.000 millones colocados (superando por poco a Arabia Saudita y México), pero con un market share de 12,47%. China, que en otros rankings suele aparecer con montos similares a la Argentina, no aparece dentro de este listado ya que sus colocaciones suelen corresponder a compañías estatales.


Al Gobierno nacional todavía la resta al menos una emisión más en el mercado global por otros u$s2.000 millones, que según viene anunciando el ministro de Finanzas Luis Caputo se realizará en las próximas semanas. Esa última colocación en el exterior correspondiente a este año será en una moneda distinta al dólar, posiblemente en euros o francos suizos.

Entre los emisores privados, YPF figura en el octavo lugar entre las compañías del sector petróleo y gas que tuvieron mayor salida al mercado internacional, por 1.051 millones de dólares. En el top 3 de ese ranking aparecen Petrobras (u$s17.596 millones), Pemex (u$s9.493 millones), Sinopec (u$s6.650 millones, KayMunayGas (de Kazajstán, por u$s2.750 millones) y Gazprom (u$s2.321 millones). Pampa Energía, por su parte, alcanzó el séptimo lugar entre las empresas del sector energético que emitieron mayor cantidad de obligaciones negociables, con u$s750 millones. La primera, lejos del resto, fue State Grid Corporation of China con u$s5.000 millones.

Bancos y estudios asesores
El sitio CBonds, además, publicó recientemente una actualización del ranking de los bancos colocadores de bonos soberanos. Para el caso argentino, cuatro bancos concentran un tercio de la deuda emitida por el Gobierno nacional, provincias, municipios y privados. Los cinco primeros del listado son HSBC (u$s7.649 millones en 20 emisiones y con 9,26% del share), JP Morgan (u$s7.539 millones en 27 colocaciones en las que actuó como comprados inicial, por lo que comprende el 9,12% del total), Citigroup (u$s7.445 millones en 20 operaciones y 9% del monto emitido) y Deutsche Bank (u$s6.116 millones en 18 ventas de bonos con un 7,40% de la torta).

Respecto a los estudios de abogados que actuaron como asesores en las colocaciones, para el caso de las emisiones argentinas, el estudio Cleary Gottlieb, que durante años fue el representante del Estado nacional en los tribunales de Nueva York ante los holdouts, acaparó 22 de las 36 operaciones realizadas entre la Nación, provincias y empresas. En segundo lugar se ubicó Bruchou, Fernández Madero & Lombardi con 15 emisiones en las que fue contratado y en tercer lugar Shearman&Sterling, con 11 colocaciones.

 

Fuente: Mariano Boettner (DiarioBae.com)

 

Deutsche Bank advirtió sobre una burbuja

El economista jefe de Deutsche Bank, Torsten Slok, consideró en un informe que existe un riesgo de “burbuja” en los 8 billones de dólares de bonos que operan a tasa negativa actualmente en todo el mundo. “Activos con una rentabilidad negativa han forzado a los inversores de todo el mundo a comprar otra clase de activos, desde bonos de alto riesgo, activos de renta fija, préstamos, hipotecas e incluso renta variable y fija de mercados emergentes”, explicó el economista.

El riesgo, para Slok, se hará evidente en la medida en que comience a subir la inflación de Estados Unidos y la FED esté obligada a subir sus tasas de interés. “La prueba de fuego llegará cuando esos 8 billones de dólares en deuda comiencen a generar retornos positivos”, asegura cuestionando la reacción del mercado. “El gran miedo es que cuando la rentabilidad de estos bonos comience a subir y los diferenciales de crédito sean mayores, la renta variable comenzará a perder impulso a medida que los inversores dan de lado a los activos de riesgo y vuelven poner sus miras en la deuda soberana”, explicó Slok.